Menú principal


 
 
Anàlisis Local
Escrito por Director   
Viernes, 16 de Octubre de 2020 19:55

Estamos ingresando a una nueva etapa en la lucha contra el Covid-19

 Lo que hicimos hasta ahora en Concordia, funcionó exitosamente. Es decir, pudimos contener la circulación del virus y el aumento de casos el tiempo suficiente como para fortalecer el sistema sanitario y concientizar a la comunidad.


Los controles en los accesos y el trabajo desarrollado en los distintos frentes, permitieron que mantengamos una situación epidemiológica controlada, aplanando la curva de contagios y posibilitando que, en los últimos meses, avancemos en la rehabilitación de diferentes actividades comerciales, sociales y culturales.
Ahora, el aumento de casos y las proyecciones que manejamos nos indican claramente que vamos a un escenario donde habrá una mayor circulación del virus en la ciudad.
Ante este panorama, tenemos dos alternativas. O retrocedemos y restringimos nuevamente las diferentes actividades o todos asumimos, como comunidad, la responsabilidad de cuidarnos y defender entre todos lo que logramos hasta hoy.
Nuestra intención es que podamos seguir en marcha. Sin volver a las limitaciones de la etapa inicial de esta lucha.
Pero para seguir adelante, y que el aumento de casos no genere un colapso en el sistema de salud, necesitamos que todos y cada uno de los ciudadanos asuma definitivamente el compromiso de cuidarse y cuidar a los demás.
No vamos a desatender nuestras funciones como Estado ni dejaremos de hacer lo que estamos haciendo; pero la realidad nos indica que la contención más efectiva de la pandemia no pasa por más controles ni restricciones, si no por más conciencia social y responsabilidad individual.
A siete meses de este flagelo, todos sabemos lo que tenemos que hacer para cuidarnos. Como también sabemos que no hacerlo tiene consecuencias.
De todos los casos que registramos, muy pocos son contagios en circunstancias laborales o por dar batalla contra el virus en la primera trinchera.
La mayoría de los casos vienen de las juntadas, de los cumpleaños, de las fiestas clandestinas, de los asaditos con los amigos y el incumplimiento de las normas.
La mayoría de los casos vienen de la irresponsabilidad y del tipo de conductas que deberían terminarse hoy mismo, para no seguir poniendo en riesgo la vida de los demás.
Así como también debemos reconocer que, al día de hoy, la mayoría de los contagios no ocurren en los sectores populares o los barrios más vulnerables.
Está mal que en el barrio se junten a jugar un picadito de fútbol o que no usen el barbijo en el almacén de la esquina. Esta mal y no debemos permitirlo. Pero también debemos decir que es en los sectores sociales de mayores recursos donde más negligencia y descontrol detectamos y donde más casos positivos se confirmaron en esta etapa.
Este es solamente un dato que pone en perspectiva determinado aspecto del tema que nos parece necesario señalar; pero sin dejar de remarcar que el virus no diferencia estamentos sociales ni condiciones personales. Nadie es inmune y nadie puede elegir contagiarse o no si se expone al virus.
Repito. Tenemos que prepararnos para un escenario donde la mayoría de las actividades seguirán habilitadas y habrá una mayor circulación del virus. Un nuevo ciclo donde las decisiones personales serán determinantes en lo que ocurra de acá en adelante.
Los casos van a seguir aumentando y el virus será una amenaza cada vez más cercana para todos. Pero si cada concordiense colabora y se comporta responsablemente, podremos garantizar que el sistema sanitario siga funcionando bien y que todos los pacientes reciban la atención médica adecuada.
En otras palabras, si todos asumimos la responsabilidad que como ciudadanos nos corresponde podremos salvar más vidas y contribuir a que la ciudad se recupere más rápido de este momento crítico.
Les pido a todos y cada uno de los vecinos de mi ciudad que tomen conciencia. Que seamos solidarios y responsables. Y que nos unamos más que nunca, para que Concordia salga adelante.