Menú principal


 
 
Sesiòn Històrica
Escrito por Director   
Miércoles, 13 de Mayo de 2020 17:22

El senado arobò el protocolo para sesionar de forma virtual y debate los DNU

 La Cámara inició 14:20 la primera sesión remota de su historia, con un software de alto rendimiento y en medio de fuertes restricciones de seguridad.


La vicepresidenta y presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, dejó abierta esta tarde la primera sesión de carácter remoto en la historia parlamentaria argentina, en una audiencia en la que se buscará aprobar una veintena de decretos dictados por el Gobierno para mitigar los efectos de la pandemia de coronavirus.

Con 71 senadores conectados de manera remota, 33 desde organismos provinciales, 17 desde sus respectivas oficinas en el Senado y otros 21 desde sus domicilios particulares, la sesión arrancó 20 minutos después de las 14 con el izamiento de la bandera y la entonación del himno argentino.

Fernández de Kirchner conduce el debate desde el estrado de la sala de sesiones, con la secretaria administrativa de la Cámara, María Luz Alonso, y el prosecretario parlamentario, el radical Juan Tunessi, apostados a cada uno de sus lados.

Desde una pantalla gigante colocada de frente al estrado, la vicepresidenta sigue las exposiciones de los senadores conectados desde sus distintas posiciones.

En el recinto, los únicos autorizados para presenciar el debate son los senadores que ejercen cargos como autoridades de la Cámara en las respectivas vicepresidentas, Claudia Ledesma y Maurice Closs (por el Frente de Todos) y Martín Lousteau y Laura Rodríguez Machado (Juntos por el Cambio).

Todos ellos se sentaron en las bancas de la primera fila, debajo del estrado, con la distancia reglamentaria dispuesta en prevención de la propagación del Covid-19, y la única con barbijo fue la legisladora por Córdoba Laura Rodríguez Machado.

El protocolo para sesionar de forma virtual

El Senado aprobó por unanimidad el protocolo para sesionar virtualmente mientras se extienda la disposición de aislamiento social y obligatorio como consecuencia de la pandemia de coronavirus que afecta al país.

En la primera votación de carácter remoto, en la que seis legisladores debieron expresar su voto a viva voz por problemas técnicos, los senadores avalaron el mecanismo mediante el cual se desarrollarán las sesiones hasta que se levanten las restricciones sanitarias y para circular que impiden a los legisladores asistir al Palacio Legislativo.

El primero de los artículos establece la realización de sesiones virtuales mediante videoconferencia de modo excepcional por 60 días, plazo que podrá ser prorrogado en tanto persista la situación de emergencia sanitaria.
 El protocolo aprobado establece además que las sesiones tratarán sobre medidas específicas en el marco de la emergencia sanitaria, sobre leyes que requiera el Poder Ejecutivo y las iniciativas que a criterio del Congreso sean necesarias para combatir la Covid-19.

La modalidad acordada es la de videoconferencia a través de la plataforma Cisco Webex, que funcionará de forma integrada con herramientas de Microsoft.

En cada sesión, los senadores y senadoras ingresarán a la plataforma con un código de acceso individual, entregado a través de funcionarios del Registro Nacional de las Personas (Renaper) o del Registro Civil de cada provincia.

Oficiales del Registro Nacional de las Personas o del Registro Civil de cada provincia estarán presentes en los diferentes organismos oficiales, en los despachos o en los domicilios autorizados de los senadores para validar su identidad con dos tecnologías disponibles de identificación biométrica: toma de huella dactilar o comparación de rostro.

El sistema que se utilizará es un software de alto rendimiento, posicionado entre el primero y el segundo mejor sistema según atributos en los rankings mundiales, como el del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos, según se informó.

Una vez validada la identidad, el protocolo aprobado establece que se debe contabilizar la presencia de cada senador y senadora en el tablero del recinto, ubicado en el Palacio Legislativo, a los fines de computar quórum.